viernes, diciembre 22, 2006

La memoria del corazón

Si trato de recordar las fórmulas que usé en el último examen es inútil
No consigo saber quién gano el oscar a la mejor película hace dos años
Se me olvidó hasta el premio Nobel de la paz del 2000
y no tengo ni idea de quien fue el pichichi de la liga pasada.
Tampoco me acuerdo del nombre del presidente de Canadá
ni del primer anuncio del año.
No me acuerdo de la musiquita de coca-cola,
tampoco de la canción de verano.
Me ponen en un aprieto si me preguntan por el nombre de mis profesores.


Pero nunca olvidaré el olor de la casa de mi abuela,
ni la sonrisa de mi primer amor
No puedo quitar de mi cabeza el sabor de la comida de mi madre
ni donde tiene más cosquillas mi hermana.
Siempre recordaré la primera vez que me sentí profundamente amado por Dios
y las sonrisas que vi en Perú.
Sólo de pensarlo ya veo mi primera bici
y huelo la semana santa de Sevilla.

3 comentarios:

danisj dijo...

Precioso Javi, muy sugerente.

J dijo...

Javier,

Uno de tus posts mas bonitos de siempre, porque el Amor de Dios, es muy importante en nuestra vida.

Te deseo una Navidad Santa con Él Dios menino presiente.

Besos

caminante dijo...

Tres meses no es nada. Pero es un gran camino. Te animo a no desanimarte.
He recorrido tu Blog. Bello, profundo, digno de un hijo de San Ignacio.
EL COMENTARIO "uN LUGAR EN EL MUNDO", sin palabras...
Y tus deseo de "discernir cómo Dios actúa en todo esto",... ¿Qué quieres que te diga?. Si no lo hacemos, perdidos vamos.
Aunque Él quiere que no lo sepamos todo. Nos reserva, como buen Padre, la sorpresa para el final.
Un fortísimo abrazo.