domingo, diciembre 31, 2006

Hay que saltar

Cuántas veces estamos deseando que llegue el fin de semana, o las vacaciones, o ese aniversario, aquella cita... Lo tremendo es que cuando llega, nos sorprendemos de nuevo proyectándonos ansiosos hacia un nuevo hito.

Otras veces -u otra gente- continuamente recordamos el curso pasado (tan feliz), cuando antes vivía en aquel lugar o estaba con aquella persona, cuando podía hacer tal cosa...

Es una suerte tener memoria feliz de nuestro pasado; y es precioso tener ilusiones que nos lanzan al fututo. Pero la tragedia es que el pasado ya no es, y el futuro todavía tampoco.

Nuestra vida es tan difícil como vivir este minuto apoyados en nuestra historia -aceptada y que nos ha construído- y saltando al futuro -ilusionante, que también nos va haciendo-.


Para esto hay que desear y soñar ¿no?


De una conversación con mi amigo Ángel LdC

2 comentarios:

J dijo...

Javier,

Este post me ha tocado mucho, porque muchas veces sinto lo que escreveste, me encontro perdida entre el pasado y soñado con mi futuro.
Rezo para que Él me de la capacidad de viver los dias con sus Oljos, aprovetechando y haciendo de cada momiento un momento de oracion.
Porque mi lema es tu blog, en todo Amar y servir como decia S. Inácio de Loyola.

Besos y votos de un Bueno Año con Cristo

la rama desconocida... dijo...

aunque es más fácil arroparse en la rutina y olvidarse de estar pegando saltos(que pueden resultar bastante dolorosos si no tienes un suelo firme que te sustente)no lo puedo evitar, me encanta saltar!pero me has hecho caer en la cuenta, de que lo que hago es dejarlo para un futuro..."el gran salto"y no...ayer se me presentó una gran oportunidad, el momento de saltar y subierme a un carro que parte...AHORA; dejarme de lo que hice y de lo que haré(en ese futuro que proyecto y del cual sé tan poco...). Dios me ha dado la fuerza para saltar, y sé que no me va a dejar caer...y si en un futuro llego a lo que proyecto será en parte por este salto que doy hoy...
no sólo hay que soñar, sino también luchar por construir ese sueño...cada ladrillo un salto...(y así no me salgo de la metáfora de Javi). ÁNIMO y a construir el Reino....